tanto vivir y solo era una espera

t a n t o v i v i r y s o l o e r a u n a e s p e r a

8 nov. 2010

A propósito de Homero

En ocasiones, la vigencia de los clásicos se pone en entredicho o, lo que es peor,  la inmensa obra de un minucioso creador queda reducida a una idea memorable, una cita literaria, un cuadro famoso.

Y es que hay cosas que, con el tiempo, suenan a viejo; huelen a viejo; son viejas. Ideas que se apagan en el fluir de los días, agotándose, ahogándose en las aguas oscuras del Olvido.

Al limbo de los clásicos pertenece Homero: tal vez el nombre de alguien que nunca existió.
A él le debemos la Ilíada, que es una historia vieja, la de una ciudad sitiada por el pueblo enemigo, la del choque entre dos civilizaciones: Oriente y Occidente; el antiguo conflicto entre Europa y Asia, que viene a ser una primera versión de lo que después fueron las guerras médicas, las alejandrinas, las pompeyanas, las cesáreas, las bizantinas, las cruzadas, los odios de la raza y la oposición de intereses, el 11-S y lo que vendrá.

Cuando lo antiguo y lo moderno se pueden conjugar en una misma obra, sin duda nos encontramos ante un clásico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario