tanto vivir y solo era una espera

t a n t o v i v i r y s o l o e r a u n a e s p e r a

26 abr. 2010

El escritor

Los peores y los mejores escritores demostraron su
originalidad mediante mensaje subliminales con lecturas
secretas de manera que tan solo el
avezalo lector podría acceder al texto y
captar el mensaje. Caso insigne de la Literatura Española es el de
Rojas, autor de La Celestina, quien supo
organizar el comienzo de su obra con información
sutil sobre su apellido, su origen y el
título de la obra.
Igualmente, en El escritor (Roman Polanski, 2010)
contemplamos esta nueva ardid que descubre el
ofuscado protagonista de la cinta.
Sería oportuno recordar otro de los más
memorables acrósticos de nuestra historia literaria,
especialmente significativo, puesto que, en este caso,
la obra no es sino el Quijote. Habríamos primero que
acudir al final del volumen íntegramente
subvencionado por la RAE (2005), donde aparece
una llamativa nota sobre viñetas, grabados, etc.,
donde el editor del texto, a la sazón
académico, insulta al director de la docta casa.
Nada menos. Y aquí propongo el mío.

1 comentario:

  1. ¡La inconstancia es la lepra de un blog! No nos dejes.

    ResponderEliminar